julio 13, 2005

En otro mundo...


Hola de nuevo...
No tenía planeado escribir nada por el momento, pero algunos sucesos en mi vida han sido algo trascendentes ultimamente. Me he dado cuenta de que el mundo que tenía ya no existe. Ese mundo en el que escuchaba canciones que secretamente dedicaba a amores platonicos, en el que solía ponerme siempre en segundo plano para todo, en el que creía menos en mi...Hoy tengo una hija, un novio, muchos planes, sigo con altibajos como todo mundo, pero definitivamente no creo que pudiera dar marcha atras a todo esto. En el proceso del cambio se pierden ciertas cosas, amistades, deseos, gustos. En fin, la verdad es que es doloroso darse cuenta de muchas cosas de las que mientras no cambie nada, no te enteras. A veces uno cree que la amistad de alguien estará ahi para siempre porque para uno eso si es posible a pesar de que las circunstancias de ambas personas sean distintas, pero no con toda la gente se puede. No con todo tipo de relaciones se presta.
Sé que los cambios siempre traen consigo crecimiento, osease pedradas, veintes, y a la larga mayor felicidad. Pero en lo que se agarra el ritmo de lo nuevo, ahi es donde si no eres inteligente y paciente, te puedes venir abajo. Todo en mi vida me hace feliz y se que si volviera a esos viejos tiempos simplemente no podría con la situación. Siento que he madurado, he dejado atrás muchas cosas, y complejos, he aprendido otras mas. Ahora cuando recuerdo a esa chavita de 15 enamorandose 7 años del mismo tipo (lider, el clásico galán asediado de la prepa) siento ternura, ahora es claro que yo misma me fabriqué ese amor. Era divertido y sobretodo mas pasadero el tiempo en la prepa. Fue la forma que encontré para evadir la desadaptación que sentía. Simplemente nunca pude integrarme a las mayorias lasallistas. Hasta en la graduación tenía que haber show, cortesía de la bolita fresa de la generación. ¡Que célebre esa imagen de ellos parados sobre el escenario cantando canciones rancheras, medio ebrios, y los padres de familia con cara de what?!...Si, toda una experiencia de 3 años de la cual no me arrepiento, gracias a ellos descubrí el sarcasmo, lo que es hacer concha y burlarse hasta de uno mismo. Después, vinieron mejores tiempos y poco a poco fui encontrando mi lugar, hasta que llegue aqui, y de cierta forma esto representa un equilibrio, un puerto al que sé que puedo acceder cada vez que quiera.

6 comentarios:

Alberto Espejel dijo...

hemos hablado tanto al respecto, siempre sin perder el piso nila conciencia de que todo es conocimiento, siempre

veo que sabes verte absoluta en un pequeño instante, y entonces comprendes que eres más que fracasos o aciertos, eres individualidad, sentimiento, una mujer más allá del hecho de ser mujer

te quiero tanto...

(cada vez me va gustando más tu blog, creo que le estás dando el cauce que tenías planeado, hay todavía mucho qué decir!!!)

Anónimo dijo...

Aun no tengo mi blog pero cuando lo tenga prpometo meterte de link. Ya ni se como llegue hasta aki pero me gusto mucho lo que escribes

CAVA dijo...

SIEMPRE SON BUENOS LOS RECUERDOS, SUELEN VOLVERTE AL PISO Y ESO AYUDA DEMASIADO, ADMIRO TU ACTITUD.
UN BESO.

kunti dijo...

Pues considero, como tú, que experiencias de cambio o de aceptación de determinadas situaciones siempre te dan la oportunidad de ser cada vez más fuerte e ir madurando poco a poco.

Me gustó tu blog, leí desde el primer post, y me pareció interesante el hecho de que te interese el misticismo, la psicología y la astrología...gracias por tu visita.

Saludos!

Lety dijo...

Hola Claudia! muchisimas gracias por la visita, ya ando por aca leyendote, muy interesante lo que has escrito y sobre todo muy sincero, me gusto mucho tu blog.

Yo soy psicologa y tengo un bb de 1 año y 4 meses que justo los cumple hoy y he leido que a ti te interesa la psicologia y tambien eres mama de una linda niña...felicidades! verdad que los hijos son lo maximo?

Saluditos a ti y a tu familia y aqui seguire leyendote.

Buen dia!

ana_luna dijo...

Ahora sé porque te gusta Daria!

Veras, yo estudié en un colegio de monjas y auqnqe nunca tuve problemas con nadie tampoco encajaba muy bien y no me interesaba en lo más mínimo acercarme a muchos de mis compañeos. Por esto, entre otra cosas, me gané el apodo de Daria que porté con mucho orgullo por tres años. No fueron los mejores años de mi vida pero me enseñaron a convivir con una gran variedad de personas.

Me da gusto que estés bien con tu vida ahora, enamorada de tu novio y tu hija... un abrazo!