diciembre 14, 2005

REUNIONES SOCIALES





Hola de nuevo! Y cómo ya se acercan todas estas fiestas decembrinas, que mejor tema no?

Ahhh las reuniones familiares y sociales!!!! Mi especialidad!! Como ya lo he manifestado anteriormente, no soy una persona que brille por su capacidad de sociabilidad, no soy precisamente el alma de la fiesta, o la primera que se para a bailar. Siempre me he sentido incomoda a la hora de las fiestas reuniones y demás eventos similares, bueno, a menos de que no sean tan formales, digo , tampoco soy tan ermitaña, pero realmente a lo largo de mi vida siempre me han representado conflicto.

Desde peque cuando me hacían los dichosos cumpleaños, era sufrir ante la idea de la muchedumbre infantil que se apoderaría de mis espacios, pensar en las mañanitas y mi cara de circunstancia, apagar las velas, abrir los regalos ante unos 20 niños desconocidos y uno o dos que mas o menos trataba... Luego los juegos y concursos que organizaba mi mamá, y yo tenía que participar! Sufría! Por eso cuando llegue a mi 15 y vi que no era factible una fiesta, fui tan feliz...fue mi mejor festejo, un dinerito para irme de compras, de hecho todavía conservo un pantalón que me compré y felizmente todavía me queda...

Pero durante toda mi infancia y mi adolescencia, las bodas, los quince años (no de mis amigas, sino de conocidas de mi mamá), los bautizos, fiestas y demás celebraciones fueron un reto. En primera, porque para esas cosas uno tiene que ponerse vestidos y trajes que nunca usa, y es incomodo andar preocupada de no perder la postura, sentarse bien, sobre todo para que no se vea nada si uno trae falda, y los tacones, ni me cuenten!! Luego viene la parte social que es todo este trámite de la felicitación, el preguntar a quien se te ponga enfrente como ha estado, cómo esta la familia, cómo va el negocio y demás cosas que realmente no me interesaban, y no por ogete, sino porque era gente que casi no conocía. Y por supuesto, la peor parte para mi...la presión a la hora de bailar! Y no es que nunca baile en las fiestas, cuando son fiestas de gente que conozco, que quiero, y con la que tengo un buen de convivir, me sale natural, (que difícil soy verdad), pero cuando se trata de una reunión en la que no me siento muy a gusto, o de plano desadaptada, peor tantito.

Ahora ya es distinto, digo, todavía no lo supero, pero no me causa conflicto el hecho de ser así. Antes en la adolescencia pues si, porque me decían que estaba amargada, que no me divertía en las fiestas,(cómo si fuera la única forma) y hasta cause molestias en mi familia por ser así. Cuando iba a los antros, claro que bailaba, a eso iba, pero nunca me gusto hacerlo por presión.

Lo que siempre (en general) vale la pena de las dichosas reuniones, es la comida, eso si que ni que...Pero la verdad es que cuando pienso en todas esas fiestas “de gala” veo que han perdido el sentido. A las fiestas de quince a las que he asistido, mas que pensar en una fiesta para celebrar algo, se ha convertido en una forma de competencia entre familiares y amigos, de hecho conocí a una familia (y debe haber cientos iguales) que entre primos y hermanos competían por gastar mas y hacer una mejor fiesta y show de sus respectivas hijas... y claro, también esta el otro lado, el de los y las invitadas se dedican a tijerear que si el vestido, que si el salón de fiestas es naco, que si la crema de espárragos esta muy salada, que si el vals, que si debió o no hacer el baile moderno... Y es bastante feo darse cuenta de lo falsa que suele ser la gente a veces en estos eventos. No quiero decir que estoy en contra de las fiestas, de hecho a mi me gustaría una boda mas adelante, sencilla, con amigos, un vestido cómodo y comida rica, pero mi estilo nunca ha sido el disfraz, mas que cuando es necesario, y lo evito en lo posible.

Pero bueno, habrá quien disfrute mucho de este tipo de reuniones y fiestas, y ahora que se acerca navidad, en ocasiones suelen ser muy divertidas. Además de que la parte materialista de los regalos, suele gustarnos a todos, no nos hagamos. Así que felices fiestas para todos, disfruten con los que quieren y nos vemos pronto!!!

5 comentarios:

Sherezada dijo...

Yo también luché con mi cierto grado de timidez. Ahora trato de salir a bailar de las primeras y hacer el ambiente , y así sentirme bien :DD ,aunque nunca tan extrovertida!!! Durante la adolescencia prácticamente no fui a fiestas salvo las hechas en casas de amig@s, porque ahí tenía mis conocidos y mi "ambiente", así como en las bodas de mis primas y tías.
Por acá no se usa eso de las fiestas de 15 años que parecen bodas, lo que por una parte es bueno monetariamente hablando :D
Te mando un besote y espero el parte de tu matrimonio!

Sherezada

greecyss dijo...

Ay me sentí identificada contigo en mucho de lo que cuentas.

porque yo soy un poco reservada también. No es que sea antisocial, pero soy mas de amistades y circulos pequeños.

Y tampoco me laten mucho esos rollos de las fiestas fastuosas, como que es incomodo, no??

te mando un beso y un abrazo grande, esperando que te la pases de pelos en acapulquito y comas muy rico!! si señor!

Agustin dijo...

A mi pavo, dressing de mi novia, y un vinito con ayuda. Saludos.

DINOBAT dijo...

Cómprate una máscara, te la llevas escondida, cuando te fastidies de la fiesta te la pones, huyes por la cocina y te vas a ver una película de amor y dolor en la tele, saludos,


JD

Agridulce dijo...

bienvenida al club de inadaptados, soy presidenta jajaja... bueno, no tanto. Pero si me traumo a la hora de bailar. y respecto a navidad, soy grinch.... bueno, por lo menos no soy la unica